Se ha diseñado una campaña masiva en redes sociales y medios tradicionales para educar al puertorriqueño sobre la realidad actual, que entienda que los bonistas somos también humanos de carne y hueso que prestamos nuestros ahorros y merecemos un trato justo.

Síguenos en las Redes Sociales

Bonistas del Patio | ¿Qué es un BONISTA y cuál es su rol?
1444
page,page-id-1444,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive
 

¿Qué es un BONISTA y cuál es su rol?

Típicamente un bonista local es una persona retirada que trabajó durante unos 30 a 40 años, ahorró y preparó un plan para su retiro.

Un bono es lo que para cualquier persona sería un préstamo pero en este caso el mismo es originado por el Gobierno de Puerto Rico. Un bonista es el prestatario, es quien presta el dinero que el gobierno decidió solicitar. Como en cualquier transacción económica el acuerdo tiene unos deberes y unas responsabilidades de ambas partes. Estas incluyen el desembolso total de la transacción, el interés y el término a ser pagado la totalidad del bono (préstamo).

Típicamente un bonista local es una persona retirada que trabajó durante unos 30 a 40 años, ahorró y preparó un plan para su retiro. También existen compañías y ejecutivos locales que han invertido en los bonos de Puerto Rico, unos basados en el retiro y otros como herramienta de negocios para estacionar su capital líquido (efectivo).

Existen diferentes tipos de inversiones, unas más volátiles que otras, sin embargo los bonos se considera una de las inversiones más "seguras" que existen. Comparado con la compra de acciones en una compañía, la compra de un bono siempre se ha visto como una inversión de bajo riesgo ya que es el Gobierno quien solicita y repaga el bono (préstamo).

De esa forma el bonista decidió invertir en el Gobierno de Puerto Rico, esperando un repago de su inversión y un rendimiento (ganancia) de la misma. El bonista local compró (invirtió) al precio original del mercado. Hoy día hay muchos fondos de cobertura que han comprado (invertido) a descuento, en muchos casos hasta en una quinta parte del valor original. Muchas de estas compañías lo han hecho para especular sobre la subida del valor del bono en el mercado. En el caso de los bonistas locales, lo hicieron para asegurar un mejor retiro y a su vez aportar a Puerto Rico.